Ante la coyuntura del Covid19, el gobierno emitió el Decreto de Urgencia Nº 026-2020, en el que se ha establecido medidas urgentes y excepcionales para reforzar el Sistema de Vigilancia y Respuesta Sanitaria en el territorio nacional.

Este decreto establece acciones preventivas y de respuesta para reducir el riesgo de propagación y el impacto sanitario de la enfermedad causada por el virus del COVID-19, así como también disminuir la afectación a la economía de los peruanos más vulnerables.

Así, entre las medidas adoptadas por el ejecutivo encontramos la toma de muestras a domicilio, el otorgamiento de un bono extraordinario al personal asistencial y la posibilidad del trabajo remoto (Art. 16). Se explica que este tipo de trabajo consiste en la prestación de servicios a distancia, desde el domicilio o lugar de aislamiento domiciliario del trabajador, utilizando cualquier mecanismo que posibilite realizar las labores fuera del centro de trabajo, siempre que sea posible.

En cuanto al trabajo a distancia se precisa lo siguiente:

  • Los empleadores del sector público y privado pueden modificar el lugar de la prestación de servicios de todos sus trabajadores para implementar el trabajo remoto en el marco de la emergencia sanitaria por el COVID-19.
  • El trabajo remoto no resulta aplicable a los trabajadores confirmados con el COVID-19, ni a quienes se encuentran con descanso médico, en cuyo caso opera la suspensión de la obligación del trabajador de prestar servicios sin afectar el pago de sus remuneraciones.

 

OBLIGACIONES DEL EMPLEADOR Y TRABAJADOR

El Artículo 18 del mencionado decreto detalla las obligaciones del empleador y trabajador:

  1. Obligaciones del empleador:
  • No afectar la naturaleza del vínculo laboral, la remuneración, y demás condiciones económicas, salvo aquellas que por su naturaleza se encuentren necesariamente vinculadas a la asistencia al centro de trabajo o cuando estas favorezcan al trabajador.
  • Informar al trabajador sobre las medidas y condiciones de seguridad y salud en el trabajo que deben observarse durante el desarrollo del trabajo remoto.
  • Comunicar al trabajador la decisión de cambiar el lugar de la prestación de servicios a fin de implementar el trabajo remoto, mediante cualquier soporte físico o digital que permita dejar constancia de ello.

b. Obligaciones del trabajador:

  • Cumplir con la normativa vigente sobre seguridad de la información, protección y confidencialidad de los datos, así como guardar confidencialidad de la información proporcionada por el empleador para la prestación de servicios.
  • Cumplir las medidas y condiciones de seguridad y salud en el trabajo informadas por el empleador.
  • Estar disponible, durante la jornada de trabajo, para las coordinaciones de carácter laboral que resulten necesarias.

EQUIPOS Y MEDIOS INFORMÁTICOS

Se menciona que los equipos y medios informáticos, de telecomunicaciones y análogos (Internet, telefonía u otros), así como de cualquier otra naturaleza que resulten necesarios para la prestación de servicios pueden ser proporcionados por el empleador o el trabajador.

TRABAJO REMOTO Y GRUPOS DE RIESGO

Se debe aplicar de manera obligatoria a los trabajadores considerados en el grupo de riesgo por edad y factores clínicos establecido en el documento técnico denominado “Atención y manejo clínico de casos de COVID-19 – Escenario de transmisión focalizada”, aprobado por Resolución Ministerial Nº 084-2020-MINSA y sus modificatorias. 

LICENCIAS CON GOCE DE HABER

Se establece que en el supuesto de que la naturaleza de las labores no sea compatible con el trabajo remoto y mientras dure la emergencia sanitaria por el COVID-19, el empleador debe otorgar una licencia con goce de haber sujeta a compensación posterior.