De conformidad con lo señalado en los artículos 192, 233 y 234 del Código Procesal Civil, las fotocopias tienen la calidad de documentos, motivo por el cual éstas deberán ser consideradas como medios de prueba dentro de un proceso, ya que su finalidad es acreditar los hechos expuestos, admitiéndose, desde luego, las cuestiones probatorias que correspondan y la necesidad de valorar integralmente todos los medios probatorios.

En el caso bajo comentario, la Sra. Alejandrina Vega Cubos interpuso demanda de desalojo por ocupación precaria contra los Sres. Hipólito Acuña Villajuan y Teodora Sifuentes Villanueva, quienes exhibieron copias de una escritura pública de compraventa para sustentar su título posesorio, en contraposición con el título exhibido por la accionante, emitido a su favor por el Organismo de Formalización de Propiedad Informal – Cofopri con fecha 14/11/2008.

En primera instancia se declaró infundada la demanda, al considerar que los demandados obtuvieron la propiedad del inmueble en controversia en mérito a la escritura pública suscrita a su favor por Augusto Vega (padre de la accionante) y su esposa ante el Juzgado de Paz del Centro Poblado de Rondabamba en junio del año 2009, que se acreditó en copia simple; acto jurídico que tuvo como antecedente la compra venta a través de la cual la actora transfirió la propiedad a su padre.

La sentencia fue apelada por la demandante, siendo que en segunda instancia fue revocada y se declaró fundada la demanda al considerar que los demandados no cuentan con título alguno que acredite su derecho de posesión, pues las copias de los medios probatorios que ofrecieron no estaban legalizadas. Los demandados interpusieron recurso de casación argumentando que la posesión que ejercen es producto de la calidad de propietarios que ostentan y, que los documentos que anexan no han sido tomados en cuenta al ser copias simples, sin advertir que en dichas copias aparece el sello del Juez de Paz (con ello no dejan de ser fotocopias, pero hay indicio de su autenticidad).

La Corte Suprema declaró fundado el recurso de casación, al considerar que el Colegiado Superior obvió su facultad de actuar medios de prueba de oficio. Se estableció también que las fotocopias ostentan la calidad de documentos, motivo por el cual deben de ser analizados dentro del proceso como medios de prueba, a fin de determinar si cumplen o no con acreditar un determinado hecho. Por consiguiente se determinó que el Colegiado no había efectuado un adecuado análisis del proceso, vulnerando así la garantía del debido proceso, así como lo dispuesto en el inciso 3 del artículo 122 del Código Procesal Civil.
Léase la sentencia en: http://bit.ly/2jxonoH.