Mediante la presente Sentencia Casatoria, la Corte Suprema ha establecido que, en un proceso de ejecución de título valor, es necesario analizar el estado de cuenta de saldo deudor a efectos de advertir que el mismo no contenga errores o inconsistencias contables, pues de ser así se deberá declarar inadmisible la demanda ejecutiva a fin de que se subsanen las inconsistencias advertidas. En efecto, lo resuelto por nuestra Sala suprema guarda sustento en lo ya desarrollado en el Sexto Pleno Casatorio Civil, donde se estableció con carácter vinculante que si el saldo deudor tiene errores o defectos, el ejecutante deberá presentar uno nuevo. De esta manera, si el juez verifica que el estado de cuenta de saldo deudor contiene evidente omisiones de sus requisitos y formalidades o tiene notorias inconsistencias contables deberá declarar inadmisible la demanda a los efectos de que el ejecutante presente un nuevo estado de cuenta de saldo deudor conforme a sus observaciones. Por ello, en el presente caso la Corte Suprema consideró que tanto el a quo como el ad quem no han analizado debidamente el estado de cuenta de saldo deudor presentado por el demandante, el cual difiere del monto consignado en el pagaré acompañado a la demanda, razón por la que estimaron necesario amparar el recurso de casación por las causales denunciadas y declarar nula la Resolución de Vista.