Por Alvaro Bonilla Concha – Socio

En nuestro ordenamiento legal y en concreto en el tópico de seguros, la reticencia y/o declaración inexacta del contratante y/o de asegurado al momento de contratar un seguro está regulada en el artículo 8 y siguientes de la Ley N° 29946 (Ley del Contrato de Seguro).

A efectos del presente comentario, se hace necesario reparar en la sanción impuesta a la reticencia, la cual es la nulidad en caso esta hubiera sido realizada con dolo o culpa inexcusable por parte del contratante y/o el asegurado.

Artículo 8. Reticencia y/o declaración inexacta dolosa

La reticencia y/o declaración inexacta de circunstancias conocidas por el contratante y/o asegurado, que hubiese impedido el contrato o modificado sus condiciones si el asegurador hubiese sido informado del verdadero estado del riesgo, hace nulo el contrato si media dolo o culpa inexcusable del contratante y/o asegurado.

Entonces, en los casos en los cuales un eventual asegurado y/o beneficiario oculte información relevante respecto del verdadero estado del riesgo que se pretende asegurar (por ejemplo el estado de salud en un seguro de vida o de salud), el contrato será nulo, siempre que haya mediado dolo o culpa inexcusable.

Si bien nuestra actual norma establece la misma sanción (la nulidad) a la prevista en el ya derogado artículo 376[1] del Código de Comercio, lo cierto es que ambas normas omiten regular el supuesto en el cual se asegure más de un riesgo, participen más de dos sujetos en la contratación y solo uno haya incurrido en la declaración inexacta, por lo que no modula la sanción de nulidad en dicho contexto.

En la legislación extranjera no siempre se regula la situación antes indicada (por ejemplo es el caso de la Ley Española 50/1980 – Ley del Contrato de Seguro o el Código de Comercio Colombiano), pero si es posible encontrar regulación al respecto.

Así, en el caso de la legislación italiana, tenemos que la parte final del artículo 1892[2] de su Código Civil establece que si el seguro cubre más personas o más cosas, el contrato es válido para aquellas personas o para aquellas cosas a las que no se refiere la declaración incorrecta o reticencia.

Como se puede apreciar, la nulidad no operará necesariamente ante la existencia de una declaración inexacta o reticencia, ya que subsistirán las disposiciones contractuales respecto de las demás personas o bienes que no estén vinculados a la declaración incorrecta. Es decir, respecto de estás, el contrato es válido.

Una solución algo similar es la prevista en el artículo 49[3] de la Ley sobre Contrato de Seguro Mexicana, la cual establece que en los casos en los que participen más de un persona o varios bienes y que la declaración inexacta se refiera solo a algunas de dichas personas o bienes, el seguro se mantendrá vigente, de comprobarse que la aseguradora habría celebrado de manera independiente, es decir con cada persona y o respecto de cada bien, un seguro en las mismas condiciones.

La regulación mexicana añade una variable no considerada en la solución italiana y obliga a demostrar que la participación de la persona que realizó la declaración inexacta o que incurrió en reticencia no tuvo injerencia en la estimación del riesgo respecto de las otras personas o bienes que son considerados en el seguro.

Así y sobre la base de la confrontación de legislación foránea, es posible advertir que si bien nuestra solución a la reticencia (con sanción de nulidad) nos acompaña por más de 110 años, no prevé todos los escenarios en los cuales se realiza la contratación de un seguro y con ello la dinámica propia de la comercialización de un seguro, en el cual es bastante probable que participen más de un sujeto o que se asegure más de un bien, por lo que la sanción de nulidad debiera ser reevaluada a efectos de determinar si esta es idónea en este escenario o en todo caso si se hace necesario establecer reglas distintas, donde se valore el efecto de la declaración inexacta en la estimación del riesgo antes de sancionar la nulidad.

 

_________________________________________________________________________________________________________

[1] Artículo 376º.-Nulidad del contrato de seguro

Será nulo todo contrato de seguro:

1) Por la mala fe probada de alguna de las partes al tiempo de celebrarse el contrato.

2) Por la inexacta declaración del asegurado, aun hecha de buena fe, siempre que pueda influir en la estimación de los riesgos.

3) Por la omisión u ocultación, por el asegurado, de hechos o circunstancias que hubieran podido influir en la celebración del contrato.

[2] Código Civil Italiano Articolo 1892

Le dichiarazioni inesatte e le reticenze del contraente, relative a circostanze tali che l’assicuratore non avrebbe dato il suo consenso o non lo avrebbe dato alle medesime condizioni se avesse conosciuto il vero stato delle cose, sono causa di annullamento del contratto quando il contraente ha agito con dolo o con colpa grave.

L’assicuratore decade dal diritto d’impugnare il contratto se, entro tre mesi dal giorno in cui ha conosciuto l’inesattezza della dichiarazione o la reticenza, non dichiara al contraente di volere esercitare l’impugnazione.

L’assicuratore ha diritto ai premi relativi al periodo di assicurazione in corso al momento in cui ha domandato l’annullamento e, in ogni caso, al premio convenuto per il primo anno. Se il sinistro si verifica prima che sia decorso il termine indicato dal comma precedente, egli non è tenuto a pagare la somma assicurata.

Se l’assicurazione riguarda più persone o più cose, il contratto è valido per quelle persone o per quelle cose alle quali non si riferisce la dichiarazione inesatta o la reticenza.

[3] Artículo 49.- Cuando el contrato de seguro comprenda varias cosas o varias personas y la omisión o inexacta declaración no se refieran sino a algunas de esas cosas o de esas personas, el seguro quedará en vigor para las otras, si se comprueba que la empresa aseguradora las habría asegurado solas en las mismas condiciones.