La actuación de los medios probatorios nuevos, extemporáneos y de oficio en el (nuevo) proceso laboral

César Abanto Revilla – Socio

cabanto@er.com.pe

Los días 13 y 14 de setiembre del 2018 se llevó a cabo en la ciudad de Chiclayo (Lambayeque) el Pleno Jurisdiccional Nacional Laboral y Procesal Laboral, que contó con la participación de casi 100 magistrados superiores de los 34 distritos judiciales del país, y en el cual se tomaron diversos acuerdos en dichas materias.

Uno de los temas en discusión fue la actuación de los medios probatorios, que contempló a su vez los siguientes tópicos:

1. Actuación de la prueba extemporánea en segunda instancia

Se acordó que, de manera excepcional, se puede incorporar y valorar un medio probatorio extemporáneo. La interpretación cerrada y restrictiva del artículo 21 de la Ley N° 29497 – Nueva Ley Procesal del Trabajo (NLPT), va contra los principios de veracidad y justicia.

2. Actuación de la prueba de oficio en segunda instancia

Se acordó que sí es posible la actuación de medios probatorios solicitados por el Juez (es decir, de oficio) incluso si se trata de una prueba extemporánea.

3. El procedimiento adecuado para la actuación de los medios probatorios en segunda instancia

Se acordó que la decisión de actuarse la prueba de oficio en segunda instancia puede ser dictada inclusive fuera de la Audiencia de Vista de la Causa. Para esto, de ser el caso, se convocará a las partes procesales a audiencia especial.

El principio de veracidad y la justicia deben prevalecer, atendiendo a que el proceso no es un fin en sí mismo, sino un instrumento para lograr los fines de la administración de justicia. En mérito a ello, la posición mayoritaria de los magistrados es ser flexibles en el tema probatorio.

En teoría, un proceso se desarrolla a través de cinco etapas: postulatoria, probatoria, decisoria, impugnatoria y ejecutoria. Los medios de prueba de ambas partes deben ser presentados en la primera etapa. Esa es la regla general, sin embargo, siempre se debe prever una excepción, que en este caso se manifiesta a través de la prueba nueva o extemporánea. Pero dicha excepción, debe estar sujeta a ciertos parámetros.

En efecto, el primer párrafo del artículo 21 de la NLPT señala lo siguiente:

Artículo 21.- Oportunidad

Los medios probatorios deben ser ofrecidos por las partes únicamente en la demanda y en la contestación. Extraordinariamente, pueden ser ofrecidos hasta el momento previo a la actuación probatoria, siempre y cuando estén referidos a hechos nuevos o hubiesen sido conocidos u obtenidos con posterioridad. (…)

Es decir, que solo se debería aceptar un nuevo medio de prueba en la medida que se refiera hechos nuevos u obtenidos con posterioridad a la interposición de la demanda.

En la práctica, algunos Jueces -privilegiando el fondo sobre la forma, a veces de manera excesiva y subrogando o subsanando una postulación probatoria deficiente de la parte demandante- utilizan el artículo 22 de la NLPT para incorporar medios de prueba que no califican bajo los parámetros mencionados.

Artículo 22.- Prueba de oficio

Excepcionalmente, el juez puede ordenar la práctica de alguna prueba adicional, en cuyo caso dispone lo conveniente para su realización, procediendo a suspender la audiencia en la que se actúan las pruebas por un lapso adecuado no mayor a treinta (30) días hábiles, y a citar, en el mismo acto, fecha y hora para su continuación. Esta decisión es inimpugnable.

Esta facultad no puede ser invocada encontrándose el proceso en casación. La omisión de esta facultad no acarrea la nulidad de la sentencia.

Como se aprecia del segundo párrafo de la norma citada, esta facultad puede ser ejercida incluso en segunda instancia.

Entendemos que estas precisiones obedecen al hecho que la actuación de medios de prueba nuevos, extemporáneos y de oficio constituyen una herramienta útil para plasmar los principios de economía procesal, celeridad y veracidad, porque tanto el reenvío como la demora en la resolución de los procesos laborales desnaturalizan el espíritu del nuevo sistema procesal laboral que debe ser dinámico.

Además, se determinó que la actuación de la prueba de oficio en segunda instancia procederá en todo caso, incluso tratándose de prueba extemporánea.

La decisión que disponga la actuación de la prueba de oficio en segunda instancia, podrá ser dictada inclusive fuera de la Audiencia de Vista de la Causa; aunque, según el caso, deberá convocarse a las partes procesales a una Audiencia Especial para la actuación de la prueba ordenada. Debe respetarse el derecho al contradictorio de la prueba que corresponde a ambas partes, más aún al ser una decisión inimpugnable.

Se trata de una decisión discutible, que puede ser entendida como positiva en la medida que no se produzca un uso excesivo, pues si bien es cierto el fin del proceso es lograr la paz social en justicia, al resolver conflictos o resolver incertidumbres jurídicas, tampoco es función del juzgador subrogar a las partes en la postulación de sus medios de prueba. El fondo sobre la forma, en tanto no se cruce la línea que separa la actuación del Juez, como director del proceso, de las partes, como directos interesados en la estimación de un petitorio determinado.