Por Alicia Martín López – Asociada

Mediante la Resolución 1426-2018/SPC-INDECOPI, la Sala Especializada en Protección del Consumidor del Tribunal del Indecopi (la Sala) ha sancionado con una multa ascendente a 157,37 UIT (equivalente a S/ 653,085.50 a Lan Perú S.A. (aerolínea Lan) por la demora, reprogramación y cancelación de 301 vuelos. Cabe señalar que en un primer momento, la Comisión de Protección al Consumidor de la Sede Lima Norte (Ia Comisión) había sancionado en primera instancia a la aerolínea por el incumplimiento en el itinerario de 362 vuelos con una multa total de 387.19 UIT, siendo finalmente esta decisión reducida en segunda instancia.

De la decisión del Tribunal del Indecopi consideramos importante resaltar lo que se entiende por la prestación del servicio de transporte aéreo así como cuales serían los medios probatorios adecuados a fin alegar un supuesto eximente de responsabilidad administrativa.

En principio, el Indecopi señala que debido a la naturaleza del servicio de transporte aéreo y la regulación que lo rige, la puntualidad en los horarios de vuelo constituye una condición básica para su prestación, motivo por el cual el retraso en la salida, la reprogramación y más aún la cancelación del vuelo,  configura en principio un servicio no idóneo y por ello, debe ser sancionado.

Se precisa que lo que se busca es que las aerolíneas se organicen a fin de brindar un servicio, que además de seguro, se efectué cumpliendo el itinerario comprometido a fin de no defraudar las expectativas de los consumidores.

Sin embargo, también se señala que si se logra acreditar que la causa de la demora, reprogramación y/o cancelación del vuelo se debe a un evento extraño a la esfera de control de la empresa que brinda el servicio de transporte aéreo, corresponde exonerar de responsabilidad administrativa al operador del referido servicio.

Así, la aerolínea tiene la carga de demostrar su falta de responsabilidad ante el incumplimiento del itinerario de un vuelo, para lo cual no resulta idónea la presentación de documentos elaborados por la propia aerolínea o por encargo de ésta, ya que en opinión del Tribunal del Indecopi dichos documentos constituyen declaraciones de parte que no le generan convencimiento.

Resulta importante resaltar los medios probatorios que para el Indecopi son adecuados a efectos de demostrar la exoneración de responsabilidad administrativa, en particular el Informe Técnico de Vuelo o Bitácora (en el que se reportan las fallas detectadas), el Programa de Mantenimiento (en el que se consignan las tareas de mantenimiento y plazo para su realización), el Programa de Análisis y Vigilancia Continua de la Ejecución y Eficacia del Programa de Mantenimiento (que se usa para la corrección de deficiencias en los mantenimientos), el Manual de Control de Mantenimiento (que contiene los procedimientos e información de mantenimiento y de aeronavegabilidad continua aceptable) y el Sistema de Registro de la Aeronavegabilidad Continua (que contiene un reporte del tiempo de servicio de la aeronave, de cada motor, hélice y componentes de la aeronave).

En el caso en concreto, la Sala redujo la sanción en 72,45 UIT, al no hallar responsable a la aerolínea respecto al incumplimiento del itinerario de 61 vuelos, por cuanto a pesar de que en algunos casos el vuelo fue cancelado, todos los pasajeros fueron incluidos en otro vuelo que partió a la misma hora programada, o se acreditó con el sistema de reporte que los vuelos partieron y arribaron a su destino minutos antes de la hora programada, así como la existencia de eventos técnicos que escaparon del control de la denunciada, en tanto los mismos se presentaron fuera del periodo de mantenimiento regular de sus aeronaves, lo cual se configura como un eximente de responsabilidad administrativa de acuerdo a lo previsto en el artículo 104º del Código de Protección y Defensa del Consumidor.

Por otro lado, respecto al incumplimiento con el itinerario de 301 vuelos, la Sala confirmó la resolución recurrida en la medida que la aerolínea no presentó medios probatorios idóneos que pudieran acreditar que la demora, reprogramación y cancelación de los mismos, hubiera sido ocasionada por causas que no le fueran imputables.

Finalmente, resulta importante resaltar que tras advertir que en la mayoría de los vuelos por los que se halló responsable a Lan, se habían brindado las medidas de protección a los usuarios afectados, el Colegiado atenuó la multa aplicada en un 50%, imponiendo finalmente, una sanción total de 157,37 UIT.