La extinción o suspensión de la patria potestad para los autores del delito de feminicidio es justamente una tendencia reconocida en el derecho comparado y que el Perú se ha demorado mucho en adoptarla. Esto debido a que la violencia independientemente a que se genere en contra de cualquier miembro de la familia afecta directamente a la descendencia y, sobre todo, a los hijos menores edad.

Por tanto, en cualquier acto de violencia, y más aún en cualquier acto sancionado con pena privativa de la libertad en el cual haya existido algún delito de violencia, debe darse la suspensión de la patria potestad.

Por lo tanto, me parece adecuado que con esta ley que modifica el Código Penal y el Código de los Niños y Adolescentes se sancione a los que cometan el delito de feminicidio con la pérdida o extinción de la patria potestad respecto de sus hijos menores. Esto bajo la premisa que debemos ser totalmente drásticos con el flagelo que representan los actos lesivos contra los miembros de la familia, en pro de proteger a los menores de edad.