Es materia de comentario la Casación N° 3256-2015/APURIMAC emitida por la Sala Civil Permanente de la Corte Suprema de Justicia de la República en el marco del proceso de indemnización por daños y perjuicios iniciado por Alfredo Serna Miranda (la demandante) contra E&R Navarro Contratistas SAC, Guido Palomino Cárdenas y el BBVA Banco Continental (denominados en su conjunto como los demandados).

En este caso, la demandante solicita que los demandados cumplan con pagarle de manera solidaria la suma de S/. 500,000.00 como indemnización a razón del accidente sufrido por su menor hijo de seis años, el día 14 de enero del 2012, en el que fue arrollado por una camioneta inscrita como propiedad del BBVA Banco Continental, dada en arrendamiento financiero a la empresa Navarro Contratistas SAC y conducida por el señor Guido Palomino Cárdenas, el cual ocasionó la muerte del menor.

A esta pretensión, el juez competente en primera instancia resolvió declarar fundada en parte la demanda y dispuso que los demandados Navarro Contratistas SAC y Guido Palomino Cárdenas cancelen la suma de S/.120,000.00 a favor de la demandante e improcedente la demanda respecto del BBVA Banco Continental, sustentando su decisión en que:

  • Con fecha anterior al accidente, el BBVA Banco Continental y la empresa Navarro Contratistas SAC habían celebrado un contrato de arrendamiento financiero en mérito del cual las partes estipularon que la empresa arrendataria se obligaba a responder por los daños que se causen con los bienes objeto del contrato [vehículo que ocasionó el accidente], mientras este se encuentre bajo su posesión y riesgo.
  • Siendo ello así, señala que el contrato financiero se rige bajo lo estipulado en el Decreto Legislativo N° 299, siendo que el artículo 6° de la referida norma señala que “la arrendataria es responsable del daño que pueda causar el bien dado en arrendamiento financiero, desde el momento que lo recibe de la locadora”.
  • Siendo ello así, señala que la codemandada BBVA Continental en calidad de arrendadora financiera, no resulta responsable por el daño ocasionado, siendo que el juicio de responsabilidad debe efectuarse solo respecto de los demandados, la empresa Navarro Contratistas SAC y el señor Guido Palomino Cárdenas, siendo la empresa la usuaria del vehículo con el que se causó el accidente de tránsito.
  • Este pronunciamiento fue confirmado por la Sala Mixta Descentralizada e Itinerante de Andahuaylas y Chincheros de la Corte Superior de Justicia de Apurímac, revocando el pronunciamiento emitido en primera instancia solo en cuanto al monto indemnizatorio, y reformándola en la suma de S/.40,000.00, al considerar que si bien es cierto que la tarjeta de propiedad del vehículo que causó el accidente, se encontraba a nombre del BBVA Banco Continental, esa titularidad es registral, más no coincide con la posesión del vehículo causante del accidente, por lo que la limitación de responsabilidad debe establecerse a la luz de lo estipulado en el Decreto Legislativo N° 299- Ley de Arrendamiento Financiero.
  • Ante esta situación la parte demandante presentó el recurso de casación alegando, entre otros extremos, la infracción normativa del artículo 29° de la Ley N° 27181 – Ley General de Tránsito, el cual señala que también resulta ser responsable en los accidentes de tránsito el propietario del vehículo que causó el accidente. Sobre este extremo, la Sala Civil Permanente de la Corte Suprema de Justicia  señaló que dicha norma no le es aplicable al BBVA Banco Continental codemandado, por cuanto el propietario del bien está relacionado a él en mérito a un contrato de arrendamiento financiero, regulado por una norma especial, la cual es la contenida en el artículo 6° del Decreto Legislativo N° 299 antes mencionado.

Este pronunciamiento refleja la tendencia jurisprudencial actual la cual prioriza la ley especial sobre la general; en este caso en particular, si bien es cierto que el artículo 29° de la Ley N° 27181 – Ley General de Tránsito incluye como responsable de los accidentes de tránsito a quienes se encuentren registralmente inscritos como propietarios de los vehículos que causan los accidentes, no resulta ser menos cierto que en el caso de los vehículos dados en arrendamiento financiero existe una situación especial que debe ser analizada a la luz de la norma especial, esto quiere decir el Decreto Legislativo N° 299.

Esta posición es cada vez más aplicada por nuestros jueces, en todas las instancias, quienes reconocen que quien entrega un vehículo en arrendamiento financiero, si no tiene disposición sobre el mismo, carece de responsabilidad frente a los accidentes que se puedan causarse con ellos. Es así que esta posición también ha sido recogida, por ejemplo, por la Primera Sala Civil de la Corte Superior de Justicia de Lambayeque quien en el expediente número 2825-2013 iniciado por Hugo Alexander Pérez Pérez contra la empresa Transportes Chiclayo S.A y el banco Scotiabank SAA, confirmó la resolución emitida por el juzgado competente de primera instancia en el extremo que declaró fundada la excepción de falta de legitimidad pasiva del banco, fundamentando su decisión en la especialidad del contrato de leasing y su normativa vigente, concluyendo que no se puede extender responsabilidad al banco arrendador según las disposiciones de tal norma de excepción [refiriéndose al Decreto Legislativo N° 299-  Ley de Arrendamiento Financiero].