JURISPRUDENCIA

  • Desde que la Ley Nº 26872 (Ley de Conciliación) consideró como un requisito de procedencia a la conciliación extrajudicial previa[1], un problema que se presentaba en la práctica judicial consistía en determinar cuál era el medio de defensa adecuado para cuestionar y/o denunciar el hecho que el demandante no haya recurrido previamente a la conciliación extrajudicial, en las controversias que versen sobre derechos disponibles.

    Ante dicha situación, se plantearon diversas tesis, todas ellas con argumentos a favor y en contra, tales como: (i) pedir la nulidad del auto admisorio, (ii) apelar el auto admisorio, (iii) presentar una defensa atípica cuestionando la falta de interés para obrar del demandante, y (iv) deducir una defensa previa. Las mencionadas tesis encontraban aceptación en algunos juzgados, y en otros no; advirtiéndose así diversidad de posiciones al respecto, que no generaban seguridad jurídica. Sin embargo, el problema descrito anteriormente tendrá su fin con lo establecido en la casación objeto de comentario, o por lo menos se tendrá un criterio jurisprudencial establecido por una de nuestras cortes de vértice de nuestro ordenamiento jurídico.

    En efecto, la casación objeto de comentario fue emitida por la Sala Civil Transitoria de la Corte Suprema de Justicia y publicada el 3 de abril de 2018 en el Diario Oficial El Peruano. Lo relevante de tal casación fue señalar que la falta de conciliación extrajudicial previa (i) es posible de ser cuestionada mediante defensa previa (regulada en el artículo N° 455 del CPC) y (ii) queda convalidada su inexigibilidad, en caso que el demandado no lo haya cuestionado porque fue declarado rebelde.

    El caso, en el que se emitió la referida casación, se originó en atención a una demanda de interdicto de retener que no fue sometida previamente a conciliación extrajudicial, dado que la parte demandante consideró que esta pretensión no es de libre disposición de las partes y, por tanto, no requiere que previamente sea tramitada en un procedimiento de conciliación extrajudicial previo, conforme al artículo 7-A de la Ley de Conciliación.

    Luego de que el demandado fuera declarado rebelde, el Juzgado, sin pronunciarse sobre la exigencia de la conciliación extrajudicial previa, declaró infundada la demanda porque no se había acreditado los actos perturbatorios de la posesión. Esta decisión fue apelada. A su turno, la Sala Superior revocó la decisión de la sentencia y, reformándola declaró improcedente la demanda por invalidez de la relación jurídica procesal; ello, debido a que no se había recurrido previamente a la conciliación extrajudicial para dilucidar una controversia en la que se discute una materia de libre disposición de las partes, incumpliendo así lo establecido en el artículo 6 de la Ley de Conciliación y el artículo 7-A de su reglamento.

    Luego, la Corte Suprema declaró fundado el recurso de casación interpuesto por la parte demandante sobre el siguiente razonamiento: ha quedado convalidado la inexigibilidad de la conciliación extrajudicial previa, dado que la parte demandada (que fuera

    declarada rebelde) no cuestionó este  hecho mediante el mecanismo de defensa regulado en los artículos 455 y 447 del CPC.

    Como se ha podido advertir, lo señalado por la Corte Suprema dilucidó un tema controvertido en la práctica judicial, que consistía en determinar cuál sería el medio de defensa adecuado para cuestionar y/o denunciar que el demandante no recurrió previamente la conciliación extrajudicial, en controversias que versen sobre derechos disponibles. Estableciendo como criterio jurisprudencial que la falta de conciliación extrajudicial previa se denuncia mediante la defensa procesal de Defensa Previa.

    Adicionalmente, la Corte Suprema estableció la convalidación de la inexigibilidad de la conciliación extrajudicial previa en caso no se haya denunciado este hecho oportunamente.

    Aunado a lo ya indicado, también es importante considerar que el Proyecto de la Reforma del Código Procesal Civil (Resolución Ministerial Nº 70-2018-JUS, de fecha 5 de marzo de 2018) establece en su artículo 324[1] que la conciliación extrajudicial no será exigible para la interposición y admisión de la demanda.

     

     

    [1] Cfr. Artículo 6.- Falta de intento Conciliatorio.- Si la parte demandante, en forma previa a interponer su demanda judicial, no solicita ni concurre a la Audiencia respectiva ante un Centro de Conciliación extrajudicial para los fines señalados en el artículo precedente, el Juez competente al momento de calificar la demanda, la declarará improcedente por causa de manifiesta falta de interés para obrar.
    [2] Artículo 324.- Exigencia de la conciliación.
    La conciliación extrajudicial previa al proceso no es exigible para la interposición y admisión de la demanda. Sin embargo, si una de las partes decide acudir previamente a la conciliación, puede hacerlo ante un Centro de Conciliación supervisado conforme a ley.
    Las partes pueden decidir en cualquier estado del proceso acudir de común acuerdo a un centro de conciliación, pidiendo la suspensión del proceso cuando lo estimen necesario, cual que no puede hacerse más de tres veces en una misma instancia.
    Pueden acudir a un centro de conciliación, pero no procede solicitar la suspensión del proceso en aquellos casos en los que con dicha suspensión se afecte a otros sujetos procesales. Si ambas partes lo solicitan, puede el juez convocar a audiencia de conciliación en cualquier etapa del proceso, excepto durante el trámite del recurso de casación.
    Los jueces, si lo estiman conveniente, pueden también citar a las partes a una audiencia de conciliación. El juez no es recusable por las manifestaciones que pudiera formular en esta audiencia.

Calendar
May
Jun
Jul
Ago
Sep
Oct
Nov
Dic